martes, 18 de noviembre de 2008

LA INESTABILIDAD LUMBAR ES LA CAUSA DEL 20% DE TODAS LAS ENFERMEDADES RESPONSABLES DE INCAPACIDAD TEMPORAL EN EL TRABAJO

9 de cada 10 personas que acuden a una consulta de cirugía de columna vertebral presentan síntomas de inestabilidad lumbar

LA INESTABILIDAD LUMBAR ES LA CAUSA DEL 20% DE TODAS LAS ENFERMEDADES RESPONSABLES DE INCAPACIDAD TEMPORAL EN EL TRABAJO

El coste por paciente en España sometido a tratamiento de una inestabilidad vertebral se estima en 5.000 € aproximadamente, ya sea en la sanidad pública o en la privada

En España se intervienen alrededor de 50.000-60.000 pacientes al año

Con la cirugía percutánea, llevada a cabo en 10-15 minutos, el paciente recibe el
alta a las 24-48 horas, se incorpora a su trabajo a las dos o tres semanas y
puede practicar deportes como esquí o tenis en un mes y medio

La inestabilidad lumbar, una patología que consiste en movilidad o articulación anómala entre dos o más vértebras, lo que provoca un gran dolor a los pacientes, “es la causa del 20% de todas las enfermedades responsables de una incapacidad temporal en el trabajo y un 50% de las causas de jubilación anticipada depende de enfermedades de la columna vertebral”, explica el doctor Francisco Villarejo, jefe de la Unidad de Neurocirugía de la Clínica La Luz y del Hospital Niño Jesús de Madrid. De no ser tratada a tiempo, esta dolencia acaba ocasionando un empeoramiento significativo y progresivo de la calidad de vida de los pacientes, hasta el punto de no poder realizar actividades tan cotidianas como atarse los zapatos.

En España, se estima que el 90% de las personas que acuden a una consulta de cirugía de columna vertebral y entre 50.000 y 60.000 pacientes son intervenidos quirúrgicamente al año debido a este trastorno. A este respecto, se calcula que en nuestro país el coste por persona intervenida a causa de inestabilidad lumbar es de 5.000 €, tanto en la sanidad pública como en la privada, lo que multiplicado por 50.000 intervenciones resulta en un coste anual de 250 millones de euros.

Para aquellos pacientes con inestabilidad lumbar que tienen que someterse a cirugía para recuperar su actividad diaria anterior a la enfermedad, la cirugía percutánea ha supuesto un gran avance. Según el doctor Villarejo,”con la cirugía percutánea realizamos una intervención más sencilla y rápida y un tiempo de recuperación mucho más corto”. En cuanto al perfil de los pacientes que deben ser intervenidos, este experto afirma que “en primer lugar se debe instaurar un tratamiento conservador con fajas o corsés especiales, así como rehabilitación y tratamiento farmacológico. No obstante, si el dolor se hace crónico tres meses o más se debe plantear un tratamiento quirúrgico, que aporta resultados muy buenos en más del 80% de los casos“.

Riesgo de inestabilidad lumbar
Aunque su prevalencia aumenta con la edad, la inestabilidad lumbar está presente también en edades tempranas. “La causa principal de la inestabilidad lumbar es la patología degenerativa y su frecuencia va en aumento según se van cumpliendo años”, explica el doctor Fernando Carceller, del Servicio de Neurocirugía del Hospital La Paz de Madrid.

En cuanto a las causas, el doctor José García Cosamalón, jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital de León, afirma que “se debe a la degeneración precoz de los discos, que son la parte más importante de la columna. Esta degeneración se da en personas con una predisposición genética que se exponen a un mayor esfuerzo”. Así, según el doctor Carceller, “es más frecuente en personas con más peso corporal y que realizan más esfuerzos físicos violentos para la columna”.

La detección y tratamiento precoces pueden evitar que esta enfermedad sea incapacitante con los años. “Lo primero que se le debe indicar a una persona con inestabilidad lumbar es que evite los esfuerzos y movimientos violentos y otros hábitos que perjudican el pronóstico de la enfermedad, como fumar”, destaca el doctor Carceller. A este respecto, fumar provoca que disminuya la oxigenación de los tejidos y, con ello, que aumente la inflamación de las articulaciones.

En cuanto a las edades infantiles, este experto hace hincapié en la importancia de que los niños no lleven un peso excesivo en las mochilas sobre la espalda.

Cirugía de la inestabilidad lumbar
Tras la utilización de corsés especiales y rehabilitación y tratamiento farmacológico, si las molestias continúan, se debe intervenir quirúrgicamente. En este sentido, en palabras del doctor Villarejo, “el tratamiento simple sería el empleo de espaciadores interespinosos después de descomprimir el nervio ciático. Este mecanismo actúa separando las vértebras y abriendo el espacio que hay entre las articulaciones vertebrales”. Se trata de una cirugía mínimamente invasiva y tiene una duración de 10-15 minutos.

“El avance más importante al respecto”, destaca el doctor Villarejo, “es que desde hace poco tiempo esta intervención se realiza por vía percutánea, con lo que el paciente recibe el alta a las 24-48 horas y se incorpora a su trabajo a las dos o tres semanas, pudiendo hacer deportes como esquiar o jugar al tenis en un mes o mes y medio”. Para llevar a cabo la intervención, se realiza una incisión de 3 mm., a través de la cual se pasan dilatadores hasta el espacio interespinoso donde se coloca finalmente la prótesis.

Tipos de inestabilidad lumbar
Aunque existen múltiples clasificaciones de inestabilidad vertebral, las principales serían las denominadas primarias y secundarias. Las primarias serían producidas por escoliosis o alteraciones discales y las secundarias después de la cirugía de la hernia discal, después de laminectomías, etc. Asimismo, otra clasificación de esta patología es: inestabilidad por traumatismos, tumores, infecciones, inflamatorias, degenerativa, deformidad espinal y iatrogénicas. “Hay casos en los que las personas con inestabilidad lumbar no presentan síntomas, siendo patológica cuando hay manifestaciones de dolor y da problemas en cuanto que empeora la calidad de vida del paciente o le impide llevar a cabo actividades cotidianas”, explica el doctor García Cosamalón.

A este respecto, el doctor Carceller explica 3 tipos de inestabilidad lumbar: encubierta, manifiesta y prevista. “Como el propio nombre indica, en la inestabilidad lumbar encubierta no hay presencia de síntomas porque aún la degeneración es incipiente, mientras que en la manifiesta sí se presenta sintomatología que influye en el bienestar del paciente. En cuanto a la prevista, se da en aquellos casos en los que sabemos, debido por ejemplo a una intervención quirúrgica, la enfermedad se va a presentar”.

30 años de innovación y excelencia clínica al servicio del paciente
Desde su creación en 1978, la Clínica La Luz es uno de los más modernos complejos clínicos europeos y el centro asistencial privado más grande de Madrid. En la actualidad, la filosofía de la Clínica La Luz sigue siendo situar al paciente en el eje central de una asistencia sanitaria de innovación y excelencia clínica. Asimismo, se trata de uno de los centros mejor dotados del ámbito privado de la Comunidad de Madrid y provincias limítrofes.

La excelencia clínica de este centro se manifiesta en la capacidad para aplicar técnicas y protocolos de actuación avanzados, gracias a la presencia de un equipo de especialistas de prestigio y máximo nivel, capaz de cubrir todas las áreas de la medicina, así como en la disponibilidad y utilización de recursos materiales altamente especializados y de última generación en las áreas de consulta, diagnóstico, cirugía y postoperatorio.

En la actualidad, la Clínica La Luz cuenta con la labor de casi 80 expertos en las especialidades médicas que conforman los aproximadamente 30 servicios y unidades.



Para más información:
Consuelo Cruz Maite Herráez/ Isabel Chacón/ María García de Ceca
Directora de Comunicación y RR.PP. Planner Media
Clínica La Luz (91.453.03.65) (91.787.03.00)

video